El INTA trabaja junto al Banco de Alimentos de Balcarce

Es en el marco del Plan Argentina contra el Hambre, desde donde el INTA firmó un convenio con el Banco de Alimentos de Balcarce, en Buenos Aires, para recuperar frutas y hortalizas que se desechan por defectos de tamaño o forma para que sean aprovechadas por personas en condiciones vulnerables, en un Centro Hortícola Solidario.
“La intención es poder identificar y cuantificar aquella parte de la producción frutihortícola que no ingresa en la cadena de comercialización por no cumplir con las normas de tipificación, esto es tamaño pequeño o defectos de forma y aspecto, pero que se encuentra apta para el consumo humano”, explicó a INTA Informa, Alejandra Yommi, responsable del proyecto por el INTA.
Para Sebastian Borraci, de INTA Balcarce, por ejemplo, si se analiza la producción de zanahoria, “se pueden registrar pérdidas de 15 mil toneladas en solo 850 hectáreas cultivadas, lo que representa un 30% de la producción”.

INTA y CONICET analizan datos de la radiación solar en altura
Lo hacen en sitios de altura del noroeste argentino, y los datos de las investigaciones pueden servir para impulsar proyectos de energía solar y mejorar el rendimiento de los cultivos de la región.
“El convenio permite saldar un déficit de información existente en cuanto a radiación solar en el territorio argentino, referido a los sitios de altura”, aseguró Pablo Gerbi, investigador en Energías Renovables del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar, Región NOA.