Proponen prácticas para revertir el deterioro del suelo

Lo hacen investigadores del INTA y de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Buenos Aires que analizan la realidad de los sistemas productivos del norte de Buenos Aires.
En estos sistemas productivos, en donde el riego es partir del agua de lluvia, las características del suelo, el mal manejo de los cultivos y el pisoteo de los animales hace que el suelo pierda capacidad de infiltración del agua de lluvia, necesaria para el crecimiento del cultivo.
“Si este problema no es abordado inicialmente y persiste en el tiempo, los suelos tienden a erosionarse, perdiendo, por el escurrimiento del agua de lluvia, su materia orgánica, nutrientes y por ende su fertilidad” asegura Patricia Carfagno del INTA Castelar, en Buenos Aires.
Para los investigadores “es importante pensar el deterioro del suelo no sólo desde la pérdida de nutrientes y de materia orgánica, sino, también, de los costos económicos y ambientales que muchas veces son difíciles de revertir”.
Entre las prácticas recomendadas se encuentra la posibilidad de medir la infiltración del agua en los suelos y la posibilidad de generar coberturas vivas”, señaló Patricia Carfagno del INTA.
Para la investigadora de INTA es importante estar atento al riesgo de erosión teniendo en cuenta los tipos de suelo en donde se cultiva.

El INTA se suma a una campaña para empoderar a las mujeres rurales
Es la quinta edición de la iniciativa impulsada por la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, junto con 25 organizaciones e instituciones de gobierno, centros de investigación y entidades privadas de toda América Latina.
Esta campaña regional de comunicación busca reconocer las formas de organización, los conocimientos, capacidades y las necesidades urgentes de las mujeres rurales, indígenas y afrodescendientes de la región, acrecentadas por la pandemia de COVID-19.
La campaña busca visibilizar a las mujeres como guardianas e impulsoras del desarrollo sostenibles y busca sumar esfuerzos y continuar avanzando en la implementación de políticas y programas públicos y privados intersectoriales que reconozcan y actúen sobre los desafíos que enfrentan las mujeres rurales.
En la Argentina, la campaña fue presentada por Fabiola Yañez, la Primera Dama, y contó con la participación de Diana Guillen, jefa de Gabinete del Ministerio de Agricultura de la Nación, y Susana Mirassou, presidenta del INTA.