Técnicos del INTA evalúan obras de acceso al agua para la agricultura familiar

Unos 50 técnicos del INTA, que en los últimos 5 años acompañaron la implementación de obras hídricas para la agricultura familiar en todo el país, trabajan en indicadores para evaluar las distintas tecnologías para el acceso al agua implementadas junto a organizaciones de la agricultura familiar, campesina e indígena.
Más de 17 mil familias rurales lograron acceder al agua, en los últimos años, a partir de proyectos del INTA y en coordinación con otros organismos públicos como, por ejemplo, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.
Para Alejandro Benítez, coordinador del Proyecto de acceso, uso, re uso y manejo del agua para fines múltiples del INTA, el trabajo de relevamiento y evaluación de las obras que se están proponiendo los técnicos del INTA “serán un aporte valioso para futuras políticas públicas” como el Programa Nacional de Acceso Integral al Agua que, desde el Ministerio de Agricultura de la Nación, busca llegar a 55 mil familias rurales en los próximos 4 años.
Alejandro Benítez, del INTA Córdoba, señaló que es importante que las futuras políticas de acceso al agua para la agricultura familiar trabajen decididamente en el involucramiento de las familias productoras en la ejecución de las obras, “porque de esa manera se aseguraría el mantenimiento en el tiempo de las obras”.
Por su parte Mayra Guiñazu del Área de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar del INTA, región patagónica, aseguró que a través de tecnologías de captación de vertientes y pozos o almacenamiento de aguas en tanques australianos o represas, unas mil 200 familias accedieron al agua en el sur del país.
Luz Vallejo del INTA Castelli, en Chaco, resaltó que las obras de agua en la región del gran Chaco, que se implementan desde tecnologías como las de captación y almacenamiento de agua de lluvia, “no solo permitieron ejercer el derecho al agua de muchas familias campesinas e indígenas, sino enfrentar la problemática de la sequía en la zona”.

Leche 40 por ciento más barata, del productor al consumidor
La iniciativa de la Secretaría de Economía Popular del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a partir de una tecnología del INTA y la Universidad de Buenos Aires, llegará a seis provincias de país en una primera etapa.
La tecnología es una ensachetadora que permite la pasteurización de la leche para volúmenes chicos
Esto permitirá a productores familiares lecheros comercializar la leche sin intermediarios, lo que bajaría su precio hasta en un 40 por ciento.
Sergio Justianovich, del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar, Región Pampeana, del INTA, con la iniciativa “se recuperó un procedimiento que la industria dejó de usar porque no convenía para la producción a gran escala. La leche primero se ensacheta y luego se pasteuriza, en un camino inverso al empleado hoy”.