Voces que se integran para transformar sus territorios

30 radios comunitarias y experiencias de comunicación campesinas e indígenas de 11 provincias argentinas participaron del 4° Encuentro de la Red de Radios Rurales. El evento tuvo lugar en Isleta Norte, Villa Ocampo, Santa Fe. La radio rural anfitriona fue FM El Tero, de la organización Obreros del Surco, nacida en 1991 e integrada por agricultores familiares de la región. Durante el encuentro se debatió sobre el desafío que tienen las organizaciones en la lucha contra el hambre y el reconocimiento del sector por parte del Estado, como actores claves en la agricultura familiar y la comunicación comunitaria en el país. Participaron del evento trabajadores y trabajadoras del INTA, de la Secretaría de Agricultura Familiar, del Ente Nacional de Comunicaciones y el Foro Argentino de Radios Comunitarias Obreros del surco destacó la importancia del acompañamiento a la comunicación popular y comunitaria, y la reivindicación del sector de la agricultura familiar y campesina, en pos de la soberanía alimentaria y el derecho a la comunicación. Las organizaciones de la agricultura familiar que integran la Red de Radios Rurales junto a distintos organismos públicos, cuyos técnicos coordinan acciones para acompañar procesos de comunicación comunitaria rural, han impulsado más de 200 proyectos de encendido y fortalecimiento de radios rurales comunitarias. Según Mariano Molina, del INTA, “las radios rurales comunitarias tienen una fuerte incidencia en los territorios”.

Descubren una flor inédita en el país
Se trata de una petunia hallada por el Instituto de Floricultura del INTA, en un área de pastizales y suelo arenoso, entre los ríos Paraná y Corrientes. La flor tiene gran interés económico por la elevada demanda de nuevas variedades en el mercado mundial de plantas ornamentales.
La especie se encuentra en peligro de extinción, debido a su acotada distribución geográfica dentro de una zona con intensa actividad ganadera y forestal. 
Según Julián Greppi, investigador del INTA, “conocer las especies nativas nos permite establecer prioridades, saber sus cualidades y capacidades para implementarlas como ornamento, alimento o medicamento para curarnos o protegernos de enfermedades actuales o futuras”. 
La nueva variedad fue incorporada al programa de mejoramiento genético con fines ornamentales del INTA.